Eduardo vaquerizo

espacio sala macumba 2

Aunque una parte de su obra puede adscribirse a la llamada ciencia ficción dura, donde refleja su formación como ingeniero aeroespacial, o incluso al más desenfadado homenaje al género «pulp», la mayor parte de sus relatos se relacionan con la intención formal y estilística de la ciencia ficción post-nueva ola, incluyendo ucronías, relatos steampunk y postcyberpunk, y experimentos que rozan lo onírico y lo surrealista.

En toda su obra destaca la búsqueda de imágenes muy visuales y el deseo de construir una cadencia musical en sus escritos. Temáticamente, ha explorado con frecuencia la presentación de mentalidades totalmente ajenas a la nuestra y ha analizado lo que entendemos por realidad, sea ésta virtual o no. [ 1 ]

Desde sus novelas Danza de las tinieblas (2005) y La última noche de Hipatia (2009), ha incluido en su obra elementos históricos, que en la serie iniciada con la propia Danza de las tinieblas toman la forma de una peculiar ucronía , en la que El Imperio Español no desaparece, sino que avanza técnica y económicamente a través de la no expulsión de judíos y moriscos y la adopción de una peculiar forma de protestantismo . [ 2 ]

presentación de memoria de tinieblas, de eduardo

Aunque un cuento español del siglo XIX, «Cuatro siglos de buen gobierno» de Nilo María Fabra (1883), fue uno de los primeros ejemplos de historia alternativa, este subgénero no se ha cultivado ampliamente en España hasta la época contemporánea. En nuestro siglo, los mundos alternativos imaginados por Keith Roberts o Kingsley Amis -en los que prevalecía el Imperio español- han encontrado un equivalente español en la obra de Eduardo Vaquerizo. Sus novelas Danza de tinieblas (2005) y Memoria de tinieblas (2013), así como varios relatos, establecen un universo alternativo consistente en el que el ideal positivista de Fabra de un Imperio español perdurable adquiere rasgos que pueden ser esclarecedores si se comparan con los escenarios de «Rule Britannia» populares en la ficción inglesa. El mundo de Vaquerizo en la serie de Tinieblas ha sido adoptado por otros escritores en un universo ficticio compartido, lo que demuestra la importancia de estas novelas en la evolución de la historia alternativa en España.

lola robles, eduardo vaquerizo e isabel pedrero

La parte teórica de la obra revisa el steampunk en el ámbito de la posmodernidad y llama la atención sobre las características específicas de este género. El trabajo examina cómo se transforma la historia de un lugar concreto y las manifestaciones de la distopía, la descripción de la atmósfera de Madrid y Vilna creada en las novelas, la revelación de atributos míticos y poéticos en los textos, y las discusiones de las sociedades de las ciudades representadas.

Se ha observado que la historia en las novelas steampunk analizadas permite cambiar los hechos desagradables del pasado relacionados con el lugar: la decadencia del imperio en España y la dependencia de Lituania del Imperio ruso. La obra muestra que incluso con el acercamiento a la utopía deseada, las manifestaciones de distopía son inevitables. Para ello, se utilizan elementos míticos: un lobo de metal amenaza con la masacre en Vilnius, mientras que el Golem amenaza a Madrid. La mitología utilizada en las novelas steampunk ofrece la posibilidad de crear una nueva región de la ciudad, y tomar una visión más crítica de las cosas del pasado. Las novelas «La danza de las tinieblas» y «La hora del lobo» revelan la atmósfera de la ciudad mediante el rediseño de objetos realmente existentes, y la identificación de lugares reales. La estética steampunk permite retratar una ciudad diferente: Vilnius, vista desde aparatos voladores, y Madrid rodeada de sombras. La sociedad urbana en estos textos está formada por personas de diferentes nacionalidades, con problemas relacionados con la clase trabajadora y la posición de la mujer en la sociedad. Se destaca la situación ligeramente diferente de la mujer en Madrid y Vilnius: en el primer caso se discuten los problemas relacionados con ésta, mientras que en el segundo ya se muestra el cambio de la situación de la mujer en la ciudad.

práctica 3 grupo 4.mov

No utilizo esta etiqueta en ninguna de sus acepciones habituales: un género que permanece sin describir aunque se percibe que existe o un género que solía ser relevante pero que ahora se ha desvanecido. Por «género fantasma» me refiero a un género literario con una tradición nacional voluntariamente ignorada cuya proliferación depende, paradójicamente, de su consumo masivo en la traducción del inglés. El impacto de la sf en España es doblemente ignorado por el establishment cultural, incluido el académico: las traducciones son tratadas como una indeseada intrusión extranjera, justificada sólo por razones comerciales, y la posterior generación de una tradición local es percibida como un denigrante parasitismo local. Parece claro, a pesar de esta intolerancia, que a los españoles les gusta la sf, sobre todo si medimos esta preferencia por el éxito de las películas y series de televisión anglófonas dentro del género.1 Los españoles parecen menos aficionados a la lectura de sf, pero sin duda existe un animado mercado de traducciones (sobre todo del inglés) y un apasionado y muy erudito fandom local.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad