¿Acudir a un centro de adicciones? Sí, y cuanto antes

En un centro de adicciones el enfermo y la familia pueden encontrar apoyo profesional y las terapias y tratamientos adaptados a cada caso que ayudarán a que el enfermo pueda ir mejorando hasta volver a una vida normal.

Las adicciones es un problema que sufre tanto el enfermo como la familia y amigos que le rodea, por eso es necesario que pueda pedir ayuda cuanto antes.

Hoy en día existen muchos tipos de adicciones. Y es que más allá de las más conocidas como son las drogas y el alcohol, también existen adicciones sin sustancias.

¿Qué es una adicción sin sustancias? Son aquellas que no presentan el uso de sustancias de manera física. Entre ellas está la adicción al juego, al sexo o una muy extendida en nuestra época que es a la tecnología.

Las adicciones pasan factura a la persona que la padece que ni siquiera entiende que está padeciendo una adicción que le está costando su salud, y a los que tiene alrededor, ya que la situación acaba por agotarlos.

Por eso es esencial que ante una situación de este tipo se acuda a un centro adicciones en Madrid que cuente con un equipo con alta cualificación para poder responder a las familias ante estas situaciones de extrema gravedad.

Razones para acudir a un centro de adicciones

Para muchas familias acudir a un centro de adicciones es un paso muy importante, algunos sienten que al hacerlo es porque no han tenido la capacidad de ayudar a su familiar. Sin embargo, acudir a estos centros es un paso esencial para ayudar a los enfermos a recuperarse.

Leer más  Ahorro en el hogar con la instalación de placas solares

Solo no se puede

Una de las razones más importantes por las que acudir a un centro de adicciones, es que el enfermo por sí mismo no va a poder recuperarse. Es fundamental contar con un equipo preparado para aportar tratamientos y ayuda especializada.

La persona adicta no se siente enferma, es más, disfruta de una sensación de bienestar cuando accede a la causa de su adicción. Por eso es muy complicado que la persona sola abandone su mal hábito.

Por otro lado, esa sensación de satisfacción que le produce su adicción, hace que no crea a la familia por mucho que le avise de que le está haciendo daño.

Por lo tanto, es esencial contar con ayuda profesional, que pueda abordar la situación y ofrecer la ayuda práctica que el adicto necesita.

Herramientas específicas para abordar cada situación

En un centro de adicciones cuentan con un equipo preparado para poder aportar soluciones, tratamientos y terapias adaptadas a la situación particular de cada persona.

Con estas terapias se puede llegar a la raíz del problema, lo que ha causado la adicción, para poder trabajar sobre ello y ayudar al enfermo a poder aguantar los períodos de ansiedad que pueden aparecer al ir despegándose de la adicción.

Ayuda para evitar recaídas

Una vez que la persona ha dejado atrás la adicción, no es momento para dejarla seguir sola de golpe. Y es que en muchas ocasiones se pueden sufrir recaídas.

Estas recaídas hacen que la persona adicta se sienta angustiada y es necesario hacer un seguimiento durante todo este proceso.

El enfermo debe entender que la recaída puede ser parte del proceso, que no pasa nada y que es posible volver a retomar su vida, aprendiendo de los errores cometidos y volviendo a retomar los buenos hábitos aprendidos y que la llevarán a poder volver a una vida con calidad.