Ejercicios espalda gym mujer

Ejercicios espalda gym mujer

Comentarios

Aquí hay nueve ejercicios sencillos (incluyendo algunos un poco más avanzados) para la espalda que puedes empezar a hacer para mantener tu espalda hermosa y saludable.Consejo amistoso: Utiliza algún entrenamiento previo si necesitas algo de ayuda para completarlos.
Este ejercicio es un ejercicio estupendo y fácil para trabajar el músculo más grande de la espalda, el dorsal ancho, que se extiende desde la mitad hasta la parte baja de la espalda.  Se trata de un músculo que interviene en los movimientos de tracción, como por ejemplo hacer una dominada en el gimnasio o arrastrar a tu gran danés dentro de casa.  Con este ejercicio también se trabajan los músculos secundarios, como los bíceps, los hombros y los antebrazos, lo que aumenta la fuerza y mejora la postura.Para hacer el remo inclinado, sujeta una pesa en cada mano. Ponte de pie con las piernas separadas a la altura de las caderas.  Active su núcleo y muévase suavemente hacia adelante con sus caderas, mientras empuja su espalda hacia atrás y dobla sus rodillas.  La espalda debe estar paralela al suelo. Mire al suelo delante de sus pies para no forzar el cuello.  Sube las pesas hasta el pecho, con los codos pegados al cuerpo. A continuación, baje las pesas estirando los brazos hacia el suelo.Floor ClimberDificultad Principiante

Barbell

Incluso si no puedes hacer una flexión completa, las flexiones escapulares sólo requieren un pequeño rango de movimiento y son una gran opción tanto para principiantes como para atletas experimentados. Este movimiento es especialmente útil al principio de tu entrenamiento de la parte superior del cuerpo para ayudar a calentar y activar los músculos de la espalda. Cómo hacerlo: Comienza en una posición de plancha alta con el núcleo y los glúteos comprometidos. Si es necesario, baja las rodillas hasta el suelo. Mantenga los brazos rectos con las manos directamente debajo de los hombros. Mientras mantiene los brazos extendidos, visualice un lápiz entre los omóplatos mientras los pellizca. Intente retraer y protraer los omóplatos, bajando ligeramente el cuerpo unos 2 o 3 centímetros. Mantenga cada repetición durante unos cinco segundos, luego suelte y vuelva a la posición de plancha alta.
Calabrese confía en este movimiento de ejercicio de cuerpo entero que no sólo se centra en la espalda, sino que también requiere la estabilización a través del núcleo. Dice que este movimiento también puede modificarse bajando las rodillas al suelo: Comienza en una posición de plancha con las manos en las mancuernas directamente debajo de los hombros y los pies separados a la distancia de las caderas (o más anchos para mayor estabilidad). Mantén un núcleo fuerte y estable mientras levantas la pesa derecha del suelo y levantas el codo hacia el techo. Haz una pausa en la parte superior y vuelve a la posición inicial. Repita el ejercicio en el lado izquierdo.

Espalda tonificada femenina

Cómo hacerlo: Comience de pie con los pies debajo de las caderas y los brazos doblados, con las puntas de los dedos apoyadas detrás de la cabeza, con los codos abiertos. Sin cambiar la forma de la parte superior del cuerpo, gira las caderas y baja el torso hacia el suelo hasta que el pecho esté paralelo a la colchoneta. A continuación, empuje con los pies, apriete los glúteos e invierta el movimiento para volver al principio. Eso es una repetición. Haz cuatro series de 12 a 15 repeticiones, descansa un minuto y continúa con el siguiente movimiento.
Cómo hacerlo: Empieza de pie con las caderas empujadas hacia atrás para que el torso esté inclinado 45 grados, los brazos extendidos hacia el suelo, las manos sosteniendo las pesas. Sube ambas manos a lo largo de la caja torácica a la cuenta de uno, y luego bájalas hasta el principio a la cuenta de tres. Eso es una repetición. Haz de 15 a 20 repeticiones y continúa inmediatamente con el siguiente movimiento. (Recuerda: haces cinco en total.) Cuando termines el último ejercicio, descansa hasta dos minutos y vuelve a empezar desde el principio para hacer un total de dos o tres rondas.
Cómo hacerlo: Empieza de pie con los pies separados a la anchura de las caderas, los brazos hacia el suelo, con las manos sujetando las pesas contra los muslos y las palmas hacia el cuerpo. Tira de los codos hacia arriba, ligeramente por encima de los hombros, para que las manos lleguen a la altura del pecho, y luego vuelve a la posición inicial. Eso es una repetición. Haz de 15 a 20 repeticiones y continúa inmediatamente con el siguiente movimiento. (Recuerda: estás haciendo cinco en total.) Cuando termines el último ejercicio, descansa hasta dos minutos y vuelve a empezar desde el principio para hacer un total de dos o tres rondas.

Ejercicios de espalda con mancuernas

Hay un dicho popular entre los expertos en fitness: «El mejor ejercicio es el que no haces». ¿El mensaje para llevar a casa? Para conseguir los mejores resultados, debes desafiar a tu cuerpo de forma regular de nuevas maneras. Así que, aunque los movimientos clásicos como las flexiones, las estocadas y las sentadillas son los elementos básicos de todo buen plan de entrenamiento, variar la forma de realizar estos ejercicios cada cuatro semanas puede ayudarte a evitar las mesetas, vencer el aburrimiento y acelerar la pérdida de grasa.
Y por eso escribí El gran libro de ejercicios de Women’s Health. De principio a fin, este manual de transformación abunda en fotos a todo color de más de 600 ejercicios, junto con decenas de entrenamientos de vanguardia de los mejores entrenadores del mundo. Todo ello para ofrecerle miles de formas de mejorar su antiguo entrenamiento y esculpir el cuerpo que siempre ha deseado. Puedes empezar hoy mismo, con esta lista de los mejores ejercicios nuevos para cada parte del cuerpo de la mujer.
La ventaja: es una de las formas más sencillas, pero más efectivas, de apretar la barriga. De hecho, apenas tendrás que mover un músculo.Cómo hacerlo: Adopta una posición de flexión con los brazos completamente rectos, pero coloca las manos en una pelota suiza en lugar de en el suelo. Tu cuerpo debe formar una línea recta desde la cabeza hasta los tobillos. Aprieta el tronco y mantenlo así durante todo el ejercicio. Levanta un pie del suelo y levanta lentamente la rodilla lo más cerca del pecho que puedas sin cambiar la postura de la parte inferior de la espalda. A continuación, repite con la otra pierna. Alterne una y otra vez durante 30 segundos. Si le resulta demasiado difícil, coloque las manos en el suelo o en un banco.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad