Funcion de las proteinas

Funcion de las proteinas

Arqueos

Las proteínas son moléculas grandes y complejas que desempeñan muchas funciones críticas en el organismo. Realizan la mayor parte del trabajo en las células y son necesarias para la estructura, función y regulación de los tejidos y órganos del cuerpo.
Las proteínas están formadas por cientos o miles de unidades más pequeñas llamadas aminoácidos, que se unen entre sí en largas cadenas. Hay 20 tipos diferentes de aminoácidos que pueden combinarse para formar una proteína. La secuencia de aminoácidos determina la estructura tridimensional única de cada proteína y su función específica. Los aminoácidos están codificados por combinaciones de tres bloques de construcción de ADN (nucleótidos), determinados por la secuencia de los genes.

Función del hierro

Las proteínas construyen los músculos y todos los tejidos del cuerpo. Es una función crucial de las proteínas proporcionar la estructura de prácticamente todos los tejidos del cuerpo. Algunas proteínas tienen otros «trabajos» que realizar. Es decir, no forman parte de la estructura del cuerpo, sino que tienen tareas específicas que realizar, como actuar como transportadoras, anticuerpos, enzimas y otras.  Ya has conocido algunas de estas importantes proteínas. Cuando aprendiste sobre la diabetes, estudiaste las hormonas insulina y glucagón. Estos son ejemplos de dos moléculas de proteínas que actúan como hormonas con «trabajos» muy específicos e importantes en relación con el metabolismo de los carbohidratos.
Algunas proteínas funcionan como enzimas. Las enzimas son proteínas que llevan a cabo reacciones químicas específicas. El trabajo de una enzima es proporcionar un lugar para una reacción química y reducir la cantidad de energía y el tiempo que se necesita para que se produzca esa reacción química (Figura \(\PageIndex{1})). Por eso las enzimas se denominan a veces catalizadores. Por término medio, en las células se producen más de cien reacciones químicas cada segundo y la mayoría de ellas requieren enzimas. Sólo el hígado contiene más de mil sistemas enzimáticos. Las enzimas son específicas y sólo utilizan determinados sustratos (o sustancias en la figura \PageIndex{1}) que encajan en su sitio activo, de forma similar a como una cerradura sólo puede abrirse con una llave específica. Casi todas las reacciones químicas requieren una enzima específica. Afortunadamente, una enzima puede cumplir su función de catalizador una y otra vez, aunque finalmente se destruye y se reconstruye. Todas las funciones corporales, incluida la descomposición de los nutrientes en el estómago y el intestino delgado, la transformación de los nutrientes en moléculas que pueda utilizar una célula y la construcción de todas las macromoléculas, incluidas las propias proteínas, implican la participación de enzimas.

Eucariota

Las proteínas pueden ser grandes o pequeñas, mayoritariamente hidrofílicas o mayoritariamente hidrofóbicas, existir solas o como parte de una estructura de varias unidades, y cambiar de forma con frecuencia o permanecer prácticamente inmóviles. Todas estas diferencias surgen de las secuencias únicas de aminoácidos que componen las proteínas. Las proteínas completamente plegadas también tienen características superficiales distintas que determinan con qué otras moléculas interactúan. Cuando las proteínas se unen a otras moléculas, su conformación puede cambiar de forma sutil o drástica.
No es de extrañar que las funciones de las proteínas sean tan diversas como sus estructuras. Por ejemplo, las proteínas estructurales mantienen la forma de la célula, como un esqueleto, y componen elementos estructurales en tejidos conectivos como el cartílago y el hueso en los vertebrados. Las enzimas son otro tipo de proteínas, y estas moléculas catalizan las reacciones bioquímicas que se producen en las células. Sin embargo, otras proteínas funcionan como monitores, cambiando su forma y actividad en respuesta a señales metabólicas o mensajes del exterior de la célula. Las células también segregan diversas proteínas que pasan a formar parte de la matriz extracelular o participan en la comunicación intercelular.

Función de los aminoácidos

Las proteínas son los componentes básicos de la vida y proporcionan a los organismos vivos un marco estructural para crecer y prosperar. De hecho, la palabra proteína deriva del griego proteos, que significa «lo más importante». Todas las proteínas están formadas por aminoácidos, unidos por péptidos para formar una larga cadena. Aunque estas cadenas están formadas por sólo 20 tipos diferentes de aminoácidos, el cuerpo humano puede expresar por sí solo cientos de miles de proteínas únicas.
¿Quiere saber más sobre el vínculo entre las proteínas y la función biológica? Desde la reparación de los tejidos hasta la catalización de las reacciones metabólicas, siga leyendo para conocer algunas de las funciones clave que desempeñan las proteínas en los procesos biológicos.
Las proteínas son vitales para la función biológica, ya que se utilizan para construir y reparar tejidos. El colágeno es una de las proteínas biológicas más importantes y se utiliza para el crecimiento y la reparación de la piel, los huesos, los ligamentos y los tendones. Las proteínas fibrosas como la queratina y la elastina también se utilizan para construir estructuras fuertes y son fundamentales para la salud de la piel, las uñas y el cabello. La elastina es otra proteína indispensable, que permite que tejidos como los pulmones, las arterias y el útero recuperen su forma original después de contraerse o estirarse.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad