Funciones de las enzimas

Funciones de las enzimas

función de las enzimas en el organismo

Las enzimas son competentes para participar en la transducción de señales, en la que una señal química o física se transmite a través de una célula como una serie de eventos moleculares, y finalmente aparece una respuesta celular. Las enzimas más comunes en la transducción de señales son las proteínas quinasas que catalizan la fosforilación de las proteínas.
Las moléculas grandes pueden ser descompuestas por las enzimas en pequeños fragmentos que pueden ser absorbidos fácilmente por el cuerpo humano. Muchos ingredientes nutricionales tienen forma de moléculas grandes, como el azúcar, las proteínas y las grasas, que el cuerpo humano no puede absorber fácilmente. Por lo tanto, estos ingredientes son descompuestos por las enzimas en trozos más pequeños antes de la absorción, y este proceso se llama catabolismo. Tras la absorción, las pequeñas moléculas se utilizarán como bloques de construcción para refrescar el cuerpo mediante la reparación, regeneración y crecimiento de los tejidos, y este proceso se denomina anabolismo. En el catabolismo y el anabolismo se emplean muchas enzimas, como las amilasas y las proteasas.
Las enzimas pueden generar energía para los organismos vivos. El trifosfato de adenosina, también conocido como ATP, es la principal forma de almacenamiento de energía química. El ATP es una batería cargada que puede liberar energía que impulsa las actividades biológicas. Las enzimas son el transformador que convierte la energía en formas químicas adecuadas y la almacena en moléculas de ATP. La mayoría de estas enzimas se denominan ATP sintasas.

por qué son importantes las enzimas

Una enzima es un tipo de proteína situada en el interior de una célula, que cataliza reacciones químicas en el organismo que ayudan a mantener la vida. La función de las enzimas es llevar a cabo tareas críticas. Entre ellas están el crecimiento muscular, la eliminación de toxinas y la descomposición de las moléculas de los alimentos durante la digestión. La temperatura, la enfermedad o las condiciones químicas extremas pueden dañar las enzimas y alterar su forma. Si esto ocurre, una enzima deja de funcionar, lo que afecta a otras funciones fisiológicas. Las enzimas se forman de forma natural en el organismo. En el funcionamiento eficaz del sistema digestivo intervienen las enzimas.
Las enzimas metabólicas facilitan y controlan cualquier reacción bioquímica dentro del cuerpo humano, por lo que son esenciales para la función celular y la seguridad óptima. Las enzimas digestivas transforman los alimentos que consumimos en energía que el cuerpo puede utilizar para diferentes fines bioquímicos. Por lo general, nuestro cuerpo genera tanto enzimas digestivas como metabólicas, según sea necesario.
Los diagnósticos también utilizan el cálculo de enzimas específicas en los fluidos corporales para evaluar la localización y el grado de lesión de los tejidos. Además de la función diagnóstica, la actividad enzimática también puede aportar conocimientos pronósticos (medidos sobre todo a partir de las mejoras en el nivel de las enzimas a lo largo del tiempo).

estructura de las enzimas

El concepto de paisaje de energía libre que describe a las enzimas como un conjunto de subestados conformacionales con poblaciones diferentes en equilibrio dinámico es clave para evaluar la actividad, la enantioselectividad y la especificidad de las enzimas. Las mutaciones introducidas en la secuencia de la enzima pueden alterar las poblaciones de los estados conformacionales preexistentes, modificando así fuertemente la capacidad de la enzima para acomodar sustratos alternativos, revertir sus enantiopreferencias e incluso aumentar la actividad para algunas reacciones promiscuas residuales. En este artículo de fondo, presentamos una visión general de las estrategias experimentales y computacionales actuales para explorar el paisaje de energía libre conformacional de las enzimas. Aportamos una serie de publicaciones recientes que destacan el papel clave de la dinámica conformacional para la evolución de las enzimas hacia nuevas funciones y sustratos, y ofrecemos algunas perspectivas sobre cómo debería considerarse el dinamismo conformacional en los futuros protocolos de diseño computacional de enzimas.

cinco funciones de las enzimas

Las enzimas, como catalizadores biológicos, son cruciales para la vida. Entender cómo han evolucionado las enzimas para llevar a cabo la gran variedad de reacciones que se encuentran en todos los reinos de la vida es fundamental para una amplia gama de estudios biológicos, especialmente los que conducen a nuevas terapias. Para desentrañar la evolución de una nueva función enzimática es necesario combinar información sobre la estructura, la secuencia, la filogenia y la química de las proteínas (en términos de pequeñas moléculas que interactúan y mecanismos de reacción). Hemos desarrollado un protocolo para integrar esta amplia gama de datos, que hemos aplicado a un número relativamente grande de familias que comprenden algunos parientes muy diversos. Esto nos ha permitido presentar una primera visión general de la evolución de nuevas funciones enzimáticas, en la que observamos que algunos cambios de función entre parientes son más comunes que otros, y que la mayor parte de la funcionalidad observada en la naturaleza se limita a relativamente pocas familias. Además, somos capaces de identificar la ruta evolutiva seguida dentro de una superfamilia para cambiar la función de la enzima de una reacción a otra. Esta información puede ayudar a predecir la función de una enzima que aún no se ha caracterizado experimentalmente, así como a diseñar nuevas enzimas con fines industriales y médicos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad