Porque cada aminoacido esta codificado por tres bases nitrogenadas

Tabla de codones

El código genético es el conjunto de reglas que utilizan las células vivas para traducir la información codificada en el material genético (secuencias de tripletes de nucleótidos de ADN o ARNm, o codones) en proteínas. La traducción la realiza el ribosoma, que une los aminoácidos proteicos en un orden especificado por el ARN mensajero (ARNm), utilizando moléculas de ARN de transferencia (ARNt) para transportar los aminoácidos y leer el ARNm de tres en tres nucleótidos. El código genético es muy similar entre todos los organismos y puede expresarse en una simple tabla con 64 entradas.

Una serie de codones en parte de una molécula de ARN mensajero (ARNm). Cada codón consta de tres nucleótidos, que suelen corresponder a un solo aminoácido. Los nucleótidos se abrevian con las letras A, U, G y C. Este es el ARNm, que utiliza U (uracilo). El ADN utiliza en cambio la T (timina). Esta molécula de ARNm dará instrucciones a un ribosoma para que sintetice una proteína según este código.

Los codones especifican qué aminoácido se añadirá a continuación durante la síntesis de la proteína. Con algunas excepciones,[1] un codón de tres nucleótidos en una secuencia de ácido nucleico especifica un único aminoácido. La gran mayoría de los genes se codifican con un único esquema (véase la tabla de codones del ARN). Este esquema suele denominarse código genético canónico o estándar, o simplemente código genético, aunque existen códigos variantes (como en las mitocondrias).

Tablas de codones de adn y arn

Antes de comprender los detalles de la transcripción y la traducción, los genetistas predecían que el ADN sólo podía codificar aminoácidos si se utilizaba un código de al menos tres nucleótidos. La lógica es que el código de nucleótidos debe ser capaz de especificar la ubicación de 20 aminoácidos. Como sólo hay cuatro nucleótidos, un código de un solo nucleótido sólo representaría cuatro aminoácidos, de modo que A, C, G y U podrían traducirse para codificar aminoácidos. Un código de dobletes podría codificar 16 aminoácidos (4 x 4). Un código de tripletes podría hacer un código genético para 64 combinaciones diferentes (4 X 4 X 4) código genético y proporcionar mucha información en la molécula de ADN para especificar la colocación de los 20 aminoácidos. Cuando se realizaron experimentos para descifrar el código genético se descubrió que era un código de tres letras. Estos códigos de tres letras de nucleótidos (AUG, AAA, etc.) se llaman codones.

El código genético sólo tuvo que descifrarse una vez porque es universal (con algunas raras excepciones). Eso significa que todos los organismos utilizan los mismos codones para especificar la colocación de cada uno de los 20 aminoácidos en la formación de proteínas. Por tanto, se puede construir una tabla de codones y leer cualquier región codificante de nucleótidos para determinar la secuencia de aminoácidos de la proteína codificada. Un vistazo al código genético en la tabla de codones que se muestra a continuación revela que el código es redundante, lo que significa que muchos de los aminoácidos pueden ser codificados por cuatro o seis codones posibles. La secuencia de aminoácidos de las proteínas de todo tipo de organismos suele determinarse secuenciando el gen que codifica la proteína y leyendo después el código genético a partir de la secuencia de ADN.

Cuántos codones codifican un aminoácido

… almacenados en una de las dos cadenas de las moléculas de ADN como una secuencia lineal, no superpuesta, de las bases nitrogenadas Adenina (A), Guanina (G), Citosina (C) y Timina (T). Este es el «alfabeto» de letras que se utilizan para escribir las «palabras clave».

Cada palabra clave es una combinación única de tres letras (como las que se muestran arriba) que finalmente se interpretará como un solo aminoácido en una cadena polipeptídica. Hay 64 palabras clave posibles a partir de un «alfabeto» de cuatro letras.

Una de estas palabras clave, la «señal de inicio», inicia todas las secuencias que codifican las cadenas de aminoácidos. Tres de estas palabras clave actúan como «señales de parada» que indican que el mensaje ha terminado. Todas las demás secuencias codifican aminoácidos específicos.

Secuencia de aminoácidos

La mayoría de los genes contienen la información necesaria para fabricar moléculas funcionales llamadas proteínas. (Unos pocos genes producen moléculas reguladoras que ayudan a la célula a ensamblar las proteínas). El viaje desde el gen hasta la proteína es complejo y está estrechamente controlado dentro de cada célula. Consta de dos pasos principales: la transcripción y la traducción. Juntas, la transcripción y la traducción se conocen como expresión génica.

Durante el proceso de transcripción, la información almacenada en el ADN de un gen se transmite a una molécula similar llamada ARN (ácido ribonucleico) en el núcleo celular. Tanto el ARN como el ADN están formados por una cadena de bloques de construcción llamados nucleótidos, pero tienen propiedades químicas ligeramente diferentes. El tipo de ARN que contiene la información para fabricar una proteína se denomina ARN mensajero (ARNm) porque transporta la información, o el mensaje, desde el ADN hasta el citoplasma.

La traducción, el segundo paso para pasar de un gen a una proteína, tiene lugar en el citoplasma. El ARNm interactúa con un complejo especializado llamado ribosoma, que «lee» la secuencia de nucleótidos del ARNm. Cada secuencia de tres nucleótidos, llamada codón, suele codificar un aminoácido concreto. (Un tipo de ARN llamado ARN de transferencia (ARNt) ensambla la proteína, un aminoácido cada vez. El ensamblaje de la proteína continúa hasta que el ribosoma encuentra un codón de «parada» (una secuencia de tres nucleótidos que no codifica un aminoácido).

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad