Real decreto 235 de 5 de abril de 2013

imp

El 13 de abril de 2013 se publicó en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, mediante el cual se transpone la Directiva 2010/31 / UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010.

En la Comunidad de Madrid, el procedimiento ha sido regulado por la Orden de 14 de junio de 2013, del Consejero de Economía y Hacienda (BOCM de 21/06/13), por la que se crea el Registro de Certificados de Eficiencia Energética de Edificios de la Comunidad de Madrid.

De acuerdo con esta normativa, a partir del 1 de junio de 2013, se establece la presentación o puesta a disposición de los compradores o arrendatarios del certificado de eficiencia energética de todo o parte del edificio (vivienda, local , etc.), según corresponda, para que tanto el comprador o arrendatario como el propietario conozcan las características energéticas del inmueble.

El certificado, además de la calificación energética del inmueble, informará sobre las mejoras que se pueden realizar, tanto en aislamiento como en instalaciones, y los plazos de amortización, en función del ahorro energético que se pueda conseguir.

Real decreto 235 de 5 de abril de 2013 en línea

En el BOE del 13 de abril de 2013 se publicó el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, que viene de la transposición de la Directiva 2002/91/CE, posteriormente 2010/31/UE , relativa a la eficiencia energética de los edificios, modificada por la Directiva.

Este Real Decreto establece el procedimiento básico que ha de cumplir la metodología de cálculo de la calificación de eficiencia energética, con lo que se inicia el proceso de certificación, considerando aquellos factores que más incidencia tienen en el consumo energético. Es de aplicación en los edificios de nueva construcción y en los edificios existentes que se vendan o alquilen. Además se impone el deber de entregar a los compradores de las viviendas o a las personas que las alquilan un certificado de eficiencia energética que les permita conocer las características del edificio para poder evaluar y comparar antes de la venta o el alquiler.

Real decreto 235 de 5 de abril de 2013 2022

El 13 de abril de 2013 se publicó en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, mediante el cual se transpone la Directiva 2010/31 / UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010.

En la Comunidad de Madrid, el procedimiento ha sido regulado por la Orden de 14 de junio de 2013, del Consejero de Economía y Hacienda (BOCM de 21/06/13), por la que se crea el Registro de Certificados de Eficiencia Energética de Edificios de la Comunidad de Madrid.

De acuerdo con esta normativa, a partir del 1 de junio de 2013, se establece la presentación o puesta a disposición de los compradores o arrendatarios del certificado de eficiencia energética de todo o parte del edificio (vivienda, local , etc.), según corresponda, para que tanto el comprador o arrendatario como el propietario conozcan las características energéticas del inmueble.

El certificado, además de la calificación energética del inmueble, informará sobre las mejoras que se pueden realizar, tanto en aislamiento como en instalaciones, y los plazos de amortización, en función del ahorro energético que se pueda conseguir.

Real decreto 235 de 5 de abril de 2013 del momento

Desde el 1 de junio de 2013, cualquier propietario que quiera vender o alquilar su vivienda debe presentar el Certificado Energético según el Real Decreto 235/2013 de 5 de abril.    A continuación, las cuestiones más importantes en este contexto:

Es un documento que describe el estado de eficiencia energética de un edificio o parte de él (vivienda, local, oficina, etc.) y recomienda mejoras. Debe estar registrado oficialmente ante la autoridad competente de la Comunidad Autónoma.

Todos los propietarios o promotores que quieran vender o alquilar su propiedad. Además, tanto el propietario como el promotor (o su asesor, con la debida autorización) son responsables de registrar el certificado ante la autoridad competente. Todas las personas, empresas y agencias inmobiliarias están obligadas a indicar la existencia del certificado al anunciar la propiedad.

El certificado tiene una validez de 10 años a partir de la fecha de expedición. El propietario es responsable de renovar el certificado ante la autoridad competente después de la fecha de caducidad, de acuerdo con los requisitos.

Leer más  Como cocinar los esparragos trigueros